La recuperación permanente ¡comienza hoy!

¿Cómo funciona un centro de rehabilitación cristiano?

como-funciona-un-centro-de-rehabilitacion-cristiano

Dejar de consumir cualquier tipo de droga no es nada fácil. Además del apoyo y comprensión de nuestros seres queridos, es importante contar con la ayuda de verdaderos profesionales en el tratamiento de personas con adicciones, como los que por fortuna se encuentran en varios centros de rehabilitación.

Precisamente hablando de este tipo de lugares, seguro habrás escuchado o leído que existen varias opciones. Desde los que se especializan en personas que tienen una adicción a alguna droga en específico (al alcohol, al tabaco, a la marihuana, etc.), hasta los que tratan con todas de forma general. No obstante, quizás también hayas escuchado hablar de alguno que otro centro de rehabilitación cristiano.

rehabilitacion-espiritualPero, ¿qué hace diferentes a estos centros? Para comenzar, y aunque su nombre podría indicar lo contrario, es importante dejar en claro que este tipo de centros no son exclusivamente para los cristianos. Cualquier persona que esté sufriendo a consecuencia de las drogas puede acudir uno de ellos sin importar cuál sea su religión, y sin temor a que los encargados del centro vayan a intentar cambiar sus creencias religiosas.

Básicamente, un centro de rehabilitación cristiano lo que hace es utilizar técnicas de rehabilitación de fe para tratar las drogas. ¿Cómo es esto? Bueno, además de aplicar los principios y métodos tradicionalmente usados en otros lugares con el mismo objetivo (curar al adicto), aquí se involucra el estudio de la Biblia y la realización de oraciones, así como distintos métodos de tratamiento social tradicional.

El tiempo que el paciente debe permanecer internado en un centro de rehabilitación cristiano normalmente varía entre 1 y 3 meses, dependiendo de cada caso. Durante este período, al igual que en otros centros, el enfermo permanecerá bajo observación constante buscando que se mantenga lo más alejado posible de cualquier droga.

Aquí, además de mantener a las personas libres de estrés, mentalmente fuertes y desde luego limpios, se les introduce al aprendizaje espiritual, esto con el objetivo que el adicto crea en la existencia de un dios todo poderoso quien, con la ayuda de la fe, le ayudará a salir de su problema de adicción.