quienes-consumen-las-drogas-y-por-que

¿Quiénes Consumen las Drogas y Por Qué?

La adicción a las drogas es una enfermedad que puede “aparecer” prácticamente en cualquier momento de la vida de una persona.

Dicho lo anterior, las estadísticas de consumo de drogas se disparan cuando hablamos de los jóvenes, siendo quienes cuentan con una edad entre los 12 y 17 años el grupo más vulnerable, y terminan siendo ellos quienes consumen las drogas.

¿Por qué? Simple y sencillamente porque la adolescencia es una etapa complicada, donde solemos descubrirnos realmente tanto física como emocionalmente. Una etapa de la vida en la que deseamos experimentar cosas nuevas, y por lo general cosas que los adultos, especialmente nuestros padres, han catalogado como prohibidas. Entre más prohibido tengamos hacer algo, la probabilidad de hacerlo aumenta.

En concreto, las razones más comunes para comenzar a consumir drogas tienen que ver con el deseo de cambiar algo de sus vidas; razones como el querer adaptarse al ambiente, evadir una realidad, quitarse el aburrimiento, parecer mayor o simplemente experimentar, son las más comunes.

En todos estos casos, las drogas parecen ser una solución, aunque como sabemos terminan por convertirse en un problema, y uno muy grande.

las-drogas-afectan-la-mente-acaban-con-la-creatividad-y-destruyen-vidasLas drogas más consumidas entre los jóvenes son el alcohol, el cigarro, la cocaína, los inhalantes y la marihuana. Cierto es que algunas sustancias o drogas son más peligrosas que otras, pero todas lo son. Así como también es verdad que el hecho de que algunas sean legales, no las hace menos peligrosas.

La mejor forma de evitar que un ser querido consuma drogas es hablándole desde temprana edad acerca de ellas. Evitar que las descubra por sí mismo, sea en internet o por un “amigo” o desconocido que se las presente en vivo y a todo color, sin tener conocimiento previo de ellas y los terribles efectos que causan en distintos órganos del cuerpo.

Las drogas afectan la mente, acaban con la creatividad y destruyen vidas. Pero no sólo las vidas de quienes las consumen, sino también de sus familiares, de su pareja y de sus amigos más cercanos. Y por si fuera poco, basta un solo error, una ocasión, una sobredosis, para que todo termine de manera abrupta con la muerte.

Entradas Similares

Diciembre 29, 2016

La Codependencia