un-proceso-llamado-recuperacion

Un Proceso Llamado Recuperación

El proceso de recuperación es aquel que transitan quienes se encuentran en la búsqueda de un cambio significativo en su vida. Siendo parte importante la participación de aquellos que integran la estructura familiar, social e institucional, ya que en este proceso el involucramiento en la generación de la problemáticas y en la creación de las soluciones es sistémica.
El desarrollo de la conciencia en este proceso es básico, ya que esto permitirá que las etapas de éste se construyan con una base más sólida. El objetivo es generar cambios que permitan la restructuración de los patrones de pensamiento y de conducta, dirigidos a la reintegración del individuo a su entorno social.

En la actualidad en número de personas que se encuentran en necesidad de atención especializada para el tratamiento de trastornos por uso de sustancias y trastornos duales se encuentra en escalada, debido en parte al fácil acceso a las mismas por aspectos económicos, culturales, así como los cambios en la estructura y dinámica familiar.
El inicio de este proceso es determinado por múltiples factores, los cuales hacen una diferencia en cuanto el desarrollo del mismo: el conocimiento del núcleo familiar de la patología, las redes de apoyo que disponen, el entorno actitudinal, así como la disponibilidad de recursos económicos y espacios terapéuticos especializados.
El paciente al ingreso del tratamiento manifiesta un desconocimiento de la enfermedad, negación, así como falta de voluntad y motivación, que aunados a la afectación generada por el uso de sustancias hacen de esta etapa un momento crítico en el proceso de recuperación, ya que es necesario generar conciencia para el mantenimiento en el programa de atención. A partir de ser conseguida esta meta se presentan cambios en la actitud y estado anímico del mismo, lo cual le permite un avance mayor. Al modificarse los patrones de pensamiento se desarrollan procesos cognitivos que permiten una mejor adaptación a las exigencias del medio, así como a vivenciar una experiencia interna y externa acorde a su estado actual.
La familia actúa como un factor generador de la problemática en un porcentaje importantes de los casos, pero de igual manera la estructura y dinámica familiar permiten facilitar un elemento protector, ya que es el entorno primordial de aprendizaje, convivencia y expresión de los afectos, que brinda seguridad y pertenencia. Por tanto, su involucramiento como una estructura reforzadora de cambios, que se transforma en beneficio de uno, en realidad beneficia al grupo.
El proceso de la recuperación es la reconstrucción del individuo, de la familia y de la sociedad, que se manifiesta en la persona del paciente identificado y que transforma con su participación los espacios en que se desarrolla, generando una retroalimentación que busca la estabilización de los sistemas a los que pertenece. Así, las metas a lograr en cada uno de quienes buscan su recuperación, son las que devolveremos a la sociedad, y por tanto a nosotros mismos.

Psic. Alan David Hernández Martínez

Entradas Similares

Diciembre 29, 2016

La Codependencia

Ingresar un Comentario