La Codependencia

La mayoría de los seres humanos, crecimos en hogares donde no se nos respetaron nuestros pensamientos, sentimientos y necesidades, y crecimos creyendo que esto era lo “normal”. Incluso creímos que nosotros teníamos los problemas, porque no respondíamos como nuestros padres querían, generando tensión en la relación con ellos, al grado que, cuando crecimos, lo hicimos con sentimientos frustrados, hasta cierto punto con un punto de vista distorsionado de lo que sucedía en nuestras familias. Crecimos creyendo que todo era correcto, aunque nos sentíamos infelices. Creímos que todo era “normal” y que estábamos “mal”. Por lo tanto callamos.

El término codependencia aparece en los años setenta y se utilizó para describir a las personas que vivían al pendiente de otras personas que tenían una adicción, sin embargo esto hay ido modificándose en nuestra sociedad.

La codependencia, según Melodie Beattie, se da cuando una persona permite que las conductas de otras personas le afecten de tal manera que se obsesiona con querer controlarlas, esto significa, que dedicará gran cantidad de esfuerzo y energía, tratando de forzar que sucedan las cosas.

Se llega a un grado tal de controlar en el nombre del amor, por ayudar, pensando que se están bien y el otro, es el que está mal. La otra persona puede ser un niño, adulto, papá, mamá, hermano, amigo etc.

Los codependientes, al igual que los adictos, refuerzan el concepto de negación, pues tienen una necesidad de controlar el mundo que los rodea. Así que, cada vez que se ven envueltos en una situación de no pueden controlar la conducta del adicto, se sienten fuertemente culpables, frustrados.

Como resultado de este proceso psicológico enfermo, el codependiente pasa buen tiempo y esfuerzo tratando de controlar la conducta del adicto y del entorno, pues han desarrollado la creencia de que su autoestima depende de su habilidad para controlar al adicto. Cuando dichos intentos fallan la autoestima baja lleva a la compulsión para compensar y seguir en el control, ante tal situación el codependiente no se da cuenta que con dichos intentos fallidos por su percepción errónea, termina perdiendo el control de su propia conducta, dando pie a que se vaya fortaleciendo en él un sistema adictivo

Como podemos apreciar, tanto la adicción como la codependencia son enfermedades o condiciones patológicas que van a disminuir la calidad de vida de las personas y de sus familias, por lo que deben ser tratadas profesionalmente.

 

Referencia:
Beattie Melodie, Ya no seas codependiente. Ed. Nueva imagen

Psic.  Doris Valdenebro B.

Entradas Similares

Diciembre 29, 2016

La Codependencia

Ingresar un Comentario