internados-para-jovenes-con-problemas-de-conducta

Internados para Jóvenes con Problemas de Conducta

Normalmente se cree que los internados para jóvenes con problemas de conducta son sólo para quienes muestran conductas de rebeldía, como la desobediencia.

No obstante, en ellos se tratan distintos tipos de trastornos, como por ejemplo el Déficit de Atención y la Hiperactividad.

Aquí te dejamos los 4 trastornos más comunes que son tratados en los internados para jóvenes con problemas de conducta:

Trastorno de conducta: este término se utiliza cuando los niños desafían de manera regular a la autoridad portándose “mal”. Este trastorno es más común en niños con niñas, y se le relacionado con quienes padecen de Hiperactividad y Déficit de Atención.

Los síntomas más comunes incluyen la desobediencia a todo tipo de reglas (las de la casa, escuela, etc.), comportamiento agresivo hacia niños y animales, comportamiento criminal, piromanía y consumo de drogas. De no tratarse a tiempo, al llegar a la etapa adulta podría convertirse en un trastorno de personalidad antisocial

trastorno-de-deficit-de-atencionTrastorno de Déficit de Atención: puede incluir o no hiperactividad, y consiste en un síndrome conductual que se piensa afecta aproximadamente al 5% de los niños. Igual que en el caso anterior, es más común en los niños, aunque con el tratamiento adecuado se puede solucionar de manera relativamente sencilla.

La sintomatología de este trastorno incluye la falta de atención y dificultad para concentrarse, impaciencia e impulsividad. Cuando además hay hiperactividad, además hay nerviosismo, actividad permanente e inquietud.

Trastorno de oposición desafiante: a menudo confundido con el trastorno de conducto, el trastorno de oposición se refiere a los niños que suelen precisamente desafiar a toda figura de autoridad, siendo más común en niños que en niñas y se presenta normalmente en uno de cada 10 menores en edad escolar.

Este trastorno suele es generado por una combinación de factores biológicos y sociales, y sus síntomas son: desobediencia extrema, discusiones con adultos, baja autoestima, impaciencia, deseos vengativos y de molestar a los demás. Suele tener una duración de 6 meses.

Ansiedad: el diagnóstico de la llamada ansiedad infantil es relativamente nuevo, y se refiere a los niños que viven constantemente preocupados, y en donde ellos mismos se sienten culpables de todo problema “fuerte” que pasa a su alrededor (como por ejemplo, un divorcio de sus padres).

Entre sus síntomas destacan el miedo al fracaso y a la humillación en público, así como náuseas, mareo, hiperventilación y ataques de pánico.

Si alguno de sus hijos presenta uno o más de los síntomas de un trastorno, lo mejor será buscar ayuda poniéndose en contacto con un profesional que pueda hacer un correcto diagnóstico sobre el caos.

Entradas Similares

Diciembre 29, 2016

La Codependencia