¿Alguien me escucha?

¿Alguien me escucha?

Las voces hablan y no solamente son aquellos parafraseo internos, son los elementos del cerebro, del cuerpo, de la mente del alma, del espíritu,  al ser personas integrales la voces de la adicción afectan a todos. No es solamente ese elefante rosa o gorila puesto en la mesa que lastima a todos los integrantes de la mesa. La adicción no es una poesía escrita por García Márquez, en una enfermedad. Y al tomar esto como una verdad el individuo puede comprender junto con la familia que la enfermedad habla y necesita ser escuchada. No por los mecanismos de defensa que salen como dragones en la mesa familiar,  sino por los profesionales que a su vez tienen un elemento clave: el amor y la compasión de saber que esas voces adictivas tienen una solución.

Una solución que tiene ingredientes de sanidad, amor, compasión, dignidad, respeto, entrega. Nos acompañamos en una carrera maratónica donde los nutrientes llegan al alma. Nunca estamos solos sencillamente vamos de la mano con algo llamado Dios o Poder Superior para otros al final existe un el elemento que más que resta es suma. La enfermedad llamada adicción tiene una ecuación de igualdad al AMOR.

Para aquellos que siguen preguntándose si alguien los escucha. Aquí estamos en amor esperando que decidan ser acompañados en la carrera más bella de la vida la RECUPERACION.

Autor: Psicoterapeuta Samantha Prieto

Entradas Similares

ADICCIONES NO QUÍMICAS.
Octubre 12, 2016

ADICCIONES NO QUIMICAS.