actividades-para-terapia-familiar

Actividades para Terapia Familiar

Se le llama “actividades para terapia familiar”, a todas aquellas tareas y rituales que, siempre bajo la supervisión de un profesional, son encomendadas a todos los miembros de una familia con el objetivo de ayudarlos a mejorar la comunicación entre ellos y resolver todo tipo de conflictos.

Estas actividades al igual que sus reglas aplican de igual manera para todos los integrantes de la familia, no solamente para los hijos, ya que ellos se identifican más con lo que los padres hacen que con lo que dicen; si los padres no hacen caso a reglas de las actividades para terapia familiar o las modifican a su antojo, los hijos harán lo mismo y nada se habrá solucionado.

Una de las actividades o técnicas más utilizadas es el llamado juego de los roles familiares o “rol playing”.

permitirle-a-cada-miembro-de-la-familia-interpretar-el-rol-del-restoEsta actividad consiste en permitirle a cada miembro de la familia interpretar el rol del resto, esto a través de la realización de distintas escenas familiares que normalmente son momento de discusión o conflicto, y en donde cada uno de ellos debe tratar de imitar de la forma más real posible la forma en cómo el resto actúa comúnmente.

La anterior es una tarea a realizarse durante la sesión, pero también las hay para la casa. Este tipo de tareas son revisadas en la siguiente sesión, y aunque el resultado es importante, también lo es el hecho de haberlas realizado, pues esto dejará ver qué miembros de la familia están realmente comprometidos con la terapia, y quienes deben de poner más de su parte.

Un ejemplo de estas actividades es cuando hay un bajo rendimiento escolar. Si antes la madre era quien revisaba las tareas del hijo, ahora será el padre quien lo debe hacer. Si la relación padre-hijo no es buena, puede acordarse en la sesión una actividad que sea placentera y esté fuera de la sesión, en donde se pacte no hablar del tema que causa conflicto.

Al padre que describe a si hijo como “infantil”, se le puede pedir que anote por separado las conductas de su hijo en un registro con dos columnas: una con las conductas que le parezca más adultas y otra con las más infantiles.

El objetivo de este par de actividades para terapia familiar y otras más, es el reconocer cómo es que nos ven los demás, y así poder analizar fríamente cuál es el problema de comunicación o actitud que existe y cómo es posible corregirlo.

Entradas Similares

Diciembre 29, 2016

La Codependencia